Fraternidad Marista

Las fraternidades son pequeños grupos de personas animadas por el espíritu del Movimiento Champagnat. Precisamente se constituyen como grupo para compartir su fe y su mismo ideal en torno a la figura de san Marcelino. De ahí brotan nuevos ánimos y nuevas perspectivas para la vivencia de la vocación cristiana personal. Es un círculo virtuoso, que se retroalimenta sin cesar.

Inspirados por estos principios y teniendo en cuenta las circunstancias del propio grupo, cada fraternidad decide el tipo de organización y funcionamiento que se da a sí misma. En cualquier caso, de una u otra manera cultivarán las dimensiones esenciales de toda comunidad cristiana, a saber: la profundización de la Palabra de Dios y del mensaje cristiano; la celebración del misterio de Cristo y la vida de oración; los encuentros que expresan y alimentan los lazos fraternos; el anuncio del Evangelio, sobre todo con el testimonio de vida; el servicio de la caridad a los hermanos.

La característica distintiva del Movimiento Champagnat es el propósito de vivir la fe cristiana según la espiritualidad de nuestro Fundador. Para orientar en este camino está el Proyecto de Vida. Es un documento breve y sencillo publicado por el H. Superior General y su Consejo en julio de 1990, tras numerosas consultas a hermanos y seglares.

Las fraternidades comenzaron a constituirse a partir de finales de la década de 1980. La primera se estableció en Pamplona. Actualmente existen las siguientes: dos en Bilbao: Andra Mari Nuestra Señora de Begoña; una en Logroño: San José; dos en Madrid: Hermitage y Encuentro; tres en Pamplona: Champagnat, Rosey y San Fermín; y nuestra comunidad en Zaragoza: la Inmaculada, que se reune quincenalmente en el colegio para hacer efectivos los objetivos de profundización de cara a nuestras propias vidas, de compromiso con la Iglesia, bajo el carisma de Marcelino.

   

 

Trabaja con nosotros

Colegio El Pilar Maristas Zaragoza . Espacio desarrollado por LCIbérica © LCIbérica.